La importancia de la tienda de bicicletas

Te apasiona la bicicleta o usas la bicicleta por necesidad y quieres mantenerte conectado con el ciclismo, hace años el medio por excelencia para mantener esta conexión era la tienda de bicicletas, ibas por necesidad o por gusto, para ver nuevos modelos de bicis, lo último en componentes, encontrar gente del medio y ver los carteles de los campeones en las paredes, nos ilusionábamos con la mejor bici.

A mi me gustaba mucho ir a la tienda de Luigi Casola —él creó el recorrido del Gato, por cierto—, aprendías, también era un placer de locos ir a la desaprecida Benotto de la calle de Escuela Médico Militar a que se te derritieran los ojos con los componentes Campagnolo o las Águilas de Táchira, eran otra tienda, otras bicis, otra calidad y otra gente, sabían de ciclismo. Hoy hay tiendas de ciclismo donde se te salen los ojos —o te cuestan uno—, pero lamentablemente en muchas de ellas los vendedores daría lo mismo que atendieran en un Suburbia. A mi me gustan las tiendas de ciclistas, que rueden, que sean apasionados y le sepan.

Ahora tenemos la Internet, permanecemos encerrados en casa o perdemos tiempo en el trabajo viendo bicis y componentes en nuestra computadora. La Internet mediante el comercio electrónico nos facilita la aquisición de material ciclista, pero lo hacemos aislados, muchas veces sin la asesoría experta que nos ofrece la tienda y suele ocurrir que nos equivocamos. Es lo malo del aislamiento. Pero lo vemos fácil y conveniente.

Pero tarde o temprano tienes que acudir a la tienda de bicicletas, muchas obligado. Verás, si no has pasado por la experiencia de comprar una bici en línea te diré: las bicis llegan en cajas, semiensambladas y sin ajustar, así que después de tu compra, si no eres bueno para la mecánica, tendrás que acudir al taller a que la ensamblen a tu medida, que ajusten frenos y cambios, y es un costo que debes añadir a la compra. Dije ponerla a la medida, pero si la bici no es de tu talla, no quedará bien, si no sabes la tuya, sería mejor acudir a comprar a la tienda de manera personal para que te recomienden el cuadro que te acomoda, más que con la evolución de las bicis, el sistema tradicional de tallas se perdió, ahora en muchas marcas, un cuadro 55 puede corresponder con un 57. No hay nada peor que una bici con un cuadro que no te acomode, será muy difícil hacerte el fitting y si de plano hay que modificar mucho, puede ser que la posición resultante te lastime o que la bici no tenga un buen manejo.

Hablando de costos, pareciera que una bici comprada en Amazon, Chain Reaction u otra tienda en línea tiene un precio conveniente, pero a este hay que sumarle el envío, el paso por la aduana que implica pagar aranceles, el IVA (que a veces te tasan sobre el precio de la bici y el envío) y que cargan sobre los aranceles –o al revés, no lo tengo bien presente– y como dijimos, el ensamble en un taller, a la larga el costo final se parecerá mucho al que te puede dar la tienda de bicicletas. Pero también puede ser el caso de que quieras un modelo no disponible en México, lo que justificaría al compra en línea, pero no debes dejar de valorar los sobrecostos y considerar si una bici que consigues en el país puede darte las mismas prestaciones, en la tienda de bicis pueden ayudarte con asesoría. Y ten presente que los distribuidores en México no dan servicio ni garantía a componentes comprados en el estranjero y lo saben por el número de serie.

Luego vienen las equivocaciones, muchas veces hay quienes compraron ruedas en línea y resultaron ser para tubular, así que se vieron obligados a comprar tubulares y pagar por la instalación, que cuestan mucho más que unas cubiertas y no son convenientes para un ciclista amateur que sale a rodar sin el apoyo de un coche mecánico que lleve ruedas de cambio como ocurre con los profesionales, pues no es posible cabiar la cámara en el camino.

He visto casos muy seguido con los rines de repuesto. Como dije, llegan para tubular en lugar de cubierta, o no corresponden los hoyos de los rayos con las mazas. Lo he visto con desviadores que no corresponden con el grupo y no cambian bien las velocidades, porque hoy día con cada generación que sale, varía la compatibilidad entre desviadores y palancas, debido a los diferentes recorridos de chicote y en el caso de los electrónicos por diferencias en el firmware. Todos estos problemas te los resuelve la tienda de bicicletas cuando compras ahí, te ahorras muchos dolores de cabeza y a la larga, dinero.

Y falta lo chino y las imitaciones. Muchos ciclistas con tal de traer unas ruedas de fibra de carbono, un cuadro que diga Pinarello o peor un manubrio de última, pero con pocos recursos o queriendo ahorrar dinero, compran implementos de dudosa calidad, las consecuencias no tardan en llegar, lo he visto con amigos y conocidos, muchas veces la cosa termina en una clavícula y unas costillas rotas, porque la fibra de carbono corriente falla y se astilla o se deslamina. Si no tienes para componenetes de gama alta, procura comprar lo mejor que puedas con tus recursos, pero que sea de calidad y de marca reconocida, eso te lo dan la mayoría de las tiendas de bicicletas.

Normalmente no compras zapatos, tenis o ropa en línea, tienes que probártelos, ver cómo te quedan, asistes a la zapatería o al almacén de vestir. Con el cislismo es igual, mucha gente quiere comprar zapatillas o cascos en línea, te piden la foto, pero hay diferentes hormas de calzado, los cascos también tienen tallas y hormas lo que exige que te lo pruebes, no hay algo peor que un casco demasiado ovalado que te aprieta las sienes, si le das en serio, después de dos horas se convierte en un martirio. En estos implementos, como son para hacer deporte, la funcionalidad es a veces tan importante o más que la estética y para adquirir los adecuados muchas veces es bueno contar con la asesoría del personal experto de la tienda de bicis. Con las bicicletas pasa lo mismo, es una compra muy personalizada y debes medírtela, asegurarte que es la idónea para el tipo de ciclismo que harás, deberás hacer muchas preguntas y eso sólo la tienda de bicicletas te lo dará. Y vamos, que no se trata de venderte la bici así nomás, por hacer el negocio, en Enbiciados queremos que tengas la mejor experiencia.

Pero claro, somos canallas. He sabido que hay gente que va a las tiendas a probarse los zapatos, los cascos, o las bicis, a pedir asesoría, en pocas palabras a hacerles perder el tiempo para luego comprar en línea. Lo lamentable es que aún así se equivocan. Yo quiero ver que a esas personas les hagan lo mismo en sus negocios o trabajos, como sociedad estamos fallando, pero esa es otra historia.

Las tiendas de bicicletas son parte de la comunidad, como muchos negocios, hay gente que vive decentemente de eso y se esfuerzan mucho. En nuestra sociedad perdemos valores y uno de ellos es reconocer el trabajo y el esfuerzo, nos han enseñado que el nuestro no vale para no pagarnos bien y así queremos tratar a los demás. Estamos hipnotizados por el consumismo y obsesionados por las cosas materiales, en el caso de la bicicleta no se trata siempre de traer el mejor material, es bonito farolear, pero lo más importante es gozar del ciclismo con todos sus valores, sensaciones y beneficios. Lo importante es la gente, entre ellos, el mécánico, el vendedor de bicicletas que invierte y arriesga para tener mercancía y vive honestamente.

Claro, llegará el día que quieras ir más rápido o tener los componentes de tus sueños y tengas lo recursos, date el gusto de ir a la tienda de bicis, de platicar, preguntar, tocar las cosas con tus propias manos. Cuando todo sea en línea, ya no tendrás esos placeres y todos habremos perdido algo.

Deja un comentario