No al motor!

Ya se había venido hablando del dopaje tecnológico desde 2010, y ahora, en pleno Campeonato Mundial de Ciclocross se detecta por primera vez una bicicleta dopada con motor. No me gusta el término dopaje aplicado a la bici, pues se trata de una trampa vil, igual de tramposo que el dopaje químico, pero más burdo, ahora ya no es el cuerpo por sí mismo, con ayudita, si no un motor el que otorga la ventaja descarada y sinvergüenza. Leer más

Tú eres el tráfico

Hace unos años la compañía de GPS para automóviles Tomtom, creó una campaña muy provocadora: You are not stuck in traffic. You are traffic. Y poco después el sitio Cycle Chic lo retomó agregando la frase: “Get a bike, break free“. ¡Gran idea! Tenemos la costumbre de culpar a los demás, nunca nos vemos como causa o parte del problema: la paja en el ojo ajeno. Hace tiempo el sitio v(lo) | urbano realizó una brevísima encuesta entre conductores de coche estacionados, la pregunta era una sola: “¿Cómo acabar con el tráfico?”, todos ellos coincidieron en solicitar vías más anchas, hacer nuevos ejes viales, construir segundos pisos en las vías primarias. Dos de los entrevistados recomendaron prohibir los coches viejos y el transporte de carga.  Lo notable es que las entrevistas ocurrieron mientras los automovilistas estaban estacionados en doble fila o sobre una ciclovía. Como bien señala el artículo en cuestión, ninguno se reconoció a si mismo como parte del problema, aún cuando afectaban la circulación para los demás.

Leer más

Vestidos para matar

No hay nada tan característico del ciclismo como su vestuario, sobre todo el de ruta. Ceñido, colorido, calzado que no sirve para caminar, calcetines a la altura del nacimiento del músculo Gastrocnemio o gemelo, dicho en castellano 12cm arriba del tobillo, o como lo reglamenta la UCI: “No deben sobrepasar la mitad de la altura entre el tobillo y la rodilla”.

El vestuario ciclista responde a razones prácticas, y su diseño tiene larga historia, casi desde los orígenes de las grandes competencias ciclistas en los albores del siglo XX. El calzón es corto para que no tropiece con los pedales o se enganche en la cadena, y ajustado que además de ser aerodinámico no estorba y no roza al pedalear o pararse en los pedales, tiene una badana en la entrepierna que originalmente era de chamois o gamuzilla para brindar comodidad y prevenir abrasiones con el sillín (es una variante del pantalón para montar), la pieza acojinada sintética de la actualidad se sigue llamando chamois.

Leer más

Buenos automovilistas

Es un Sábado a las 10:00 Hrs., hay poco tráfico. La posición de la cámara hacia atrás es muy reveladora, tal vez la ausencia de autos, que los automovilistas van relajados o que después de todo, no todos los conductores son unos salvajes, nadie se me cerró, todos me cedieron el uso del carril, o me evitaron, todos me concedieron el espacio lateral suficiente y seguro cuando me rebasaron.

Es decir, el único cafre en el camino era yo. No es para tanto, cuando pasé entre los carros detenidos para ponerme adelante lo hice en cumplimiento de lo establecido en el Reglamento de Tránsito Metropolitano, cuando adelanté un alto, lo hice con precaución, dejando espacio para que ellos arrancaran con tranquilidad y no estorbar.

Después de todo, aunque ocurre en un fin de semana, la Ciudad de México no es un lugar fatídico para el ciclismo. Sólo hay que andar con cuidado y rogar no encontrarse con: neuróticos, gente que textea al volante, ebrios y cafres.

A mis compañeros de pavimento motorizados de ese día, gracias. Disfruté de la rodada en su compañía.

Por qué me paso los semáforos en rojo

Los semáforos en rojo, para mi, como para muchos ciclistas son una señal de precaución, no significan hacer alto total y esperar a la luz verde, como deben hacer los conductores de vehículos automotores. Llevo 35 años practicándolo, desde que vi que otros ciclistas lo hacían —uno aprende de esto por el ejemplo y hay temas sobre los que no se razona mucho, usos y costumbres—, no se trata de violar las reglas, o de ser imprudente, nadie quiere ser arrollado por un auto. Lo malo es que demasiado pocos se preocupan por el más débil, el peatón y evitarle lesiones  o cederle el paso por debida cortesía. El presente texto es un razonamiento apelando al sentido común y en favor de que los peatones y ciclistas sean libres de pasarse una luz roja cuando no hay automotores circulando en la vía transversal.

Leer más