Derailleur

El desviador, derailleur trasero y llamado ‘cambio’ por algunos en México debido a la influencia italiana de Giacinto Benotto, es el gran invento después de la bicicleta misma y la transmisión de cadena. Muchos aficionados a las fixies dirán que el ciclismo más puro es el de piñón fijo. Sí claro, en terrenos planos urbanos, pero cuando se trata de viajes en carretera, rodar por veredas o en terreno abierto en el campo, una bicicleta con velocidades otorga la libertad para ello y lo hace posible.

El presente texto se centra en los eventos de los 80 del siglo XX, pues lo ocurrido entonces, fue un gran salto que tuvo efectos que aún perduran en los desviadores contemporáneos y las prestaciones que brindan a los ciclistas de hoy.

Antecedentes

El desviador es un invento del siglo XX, en cuyos inicios predominaron los modelos de Simplex. El primer intento de desviador data de 1905, pero es Lucien Juy quien lanza el Simplex de paralelogramo en 1923, entre 1949 y 1950 vendría Campagnolo con el cambio Récord operado con chicote (Dos cables originalmente y luego, uno de ellos sería reemplazado por un resorte en el propio desviador). Lo que hizo Campagnolo fue conjuntar varias ideas preexistentes en un diseño funcional. Como los primeros diseñadores fueron franceses, el origen del nombre es Francés y denomina específicamente este objeto, así tal cual viajó al Inglés. No corresponde con dérailer o derailer, que significan descarrilador.

Campagnolo Super Record de 1983, lo último en tecnología para entonces. Si no veías al Oriente

Campagnolo Super Record de 1983, lo último en tecnología para entonces. Si lo podías pagar y no veías hacia el Oriente

Los 1980

Desde los 50 hasta los 80 prevaleció el diseño de paralelogramo recto en los desviadores, principalmente producidos por fabricantes europeos, los ya mencionados Campagnolo y Simplex a los que hay que añadir unos destacados: Huret, Favorit y Zeus. Del otro lado del mundo, en Japón también se cuecen habas, Shimano y SunTour fabricaban sus propios diseños, comenzaron adoptando los conceptos europeospero pronto comenzaron a crear los propios, generalmente para soluciones de bajo precio. A la larga, el diseño y la ingeniería Japoneses traerían consigo conceptos que habrían de revolucionar la transmisión de la bicicleta, mientras los europeos —principalmente Campagnolo que era el estándar aspiracional—, dormían en sus laureles, agregando cada tantos años un tornillo de titanio o haciendo una variación mínima al diseño que tenían por bueno.

1980-derailleurs

Desde la izquierda: Campagnolo Nuovo Record, SunTour Cyclone y Shimano Dura-Ace. Como se ve, después de los 80, el diseño que va a predominar es el japonés.

Uno de los desviadores de la imagen anterior tiene un arma secreta en su diseño y esta causaría una revolución y la caída de sus creadores, como veremos más adelante.

Los japoneses aportaron un nuevo concepto, en lugar de mantener el paralelogramo alineado con los ejes de sujeción y de la carretilla lo inclinaron, buscando una trayectoria más eficiente de la cadena y hacer espacio para acomodar la caja de carretillas de modo que se pudiera disponer de cajas largas para dar servicio a piñones de más dientes, como los de touring y de montaña.

esquema_derailleur_design

Se observa como a la izquierda el paralelogramo se desarrolla entre los ejes de sujeción y de carretilla, en los modelos japoneses el plano se inclina con relación al que forman los ejes principales, aunque estos mantienen su alineación como en el modelo de Campagnolo (línea verde).

En la imagen se observa la inclinación entre ejes, pero hay una inclinación que no se ve a primera vista, la del paralelogramo inclinado de SunTour. Durante el entreacto de 1950-1980, en 1964 Nobuo Ozaki, un empleado que se convertiría en el jefe de diseño de la japonesa Maeda Industries LTD tuvo un arrebato violento de geometría y producto de ello creó el paralelogramo inclinado en los desviadores, esta fue una innovación clave que puso muchos años por delante a la marca SunTour, como pasaba con muchas de sus innovaciones. Ello tuvo varias consecuencias. Al anticiparse tanto a los demás, el mercado no comprendía el vanguardismo de SunTour y éstos no tenían la visión mercadotécnica para posicionarse. Tampoco patrocinaron equipos profesionales en los grandes tours y no se crearon un pedigrí.

El diseño de paralelogramo inclinado. Los ejes de las placas del paralelogramo se inclinan en lugar de ser perpendiculares al eje de fijación, como en los diseños tradicionales o el de Shimano

El diseño de paralelogramo inclinado. Los ejes de las placas del paralelogramo se inclinan en lugar de ser perpendiculares al eje de fijación, como en los diseños tradicionales o el de Shimano. En la muestra, un SunTour Vx.

El paralelogramo inclinado permite que la carretilla de guía de la cadena se mantenga a una distancia más homogénea con los engranes del piñón conforme se hacen los cambios lo que facilita la operación y la hace más suave. Estamos hablando de la época en que imperaban los cambios por fricción. Alguien lo describió muy bien: “Si traías un SunTour te despreciaban en el pelotón, pero mientras que las bicicletas equipadas con Campagnolo sonaban como molinos de café al hacer los cambios, el Cyclone operaba silenciosamente con rapidez y precisión”.

El paralelogramo inclinado era un gran diseño, pero SunTour no atraía la atención de los ciclistas siempre snobs y los demás fabricantes no lo podían utilizar, pues Maeda Industries lo tenía patentado. Así que la competencia esperó pacientemente hasta 1986, año en que venció la patente. Shimano no esperó con las manos cruzadas, habían comenzado a patrocinar equipos profesionales y a invertir en gran mercadotecnia, lanzaron Dura-Ace 7200 y el 600 Arabesque, que no contenían la clave de SunTour, pero la simulaban muy bien.

Y no sólo eso, se adelantaron a diseñar el sistema Shimano Indexed System o SIS —los cambios indexados—, que dependían del diseño de paralelogramo inclinado para funcionar adecuadamente y lo tuvieron listo con el Dura-Ace 7400, justo cuando la patente de SunTour venció, éstos trataron de regresar a la batalla con AccuShift, pero habían perdido la cuota de mercado y Shimano comenzó una carrera ascendente llena de éxitos.

El desviador había ganado un nuevo tornillo de ajuste, se puso una cuerda al fijador del cable para cambiar la tensión del mismo e indexar adecuadamente el desviador.

Pasados los 80

Después de adoptar el paralelogramo inclinado y con el desarrollo de SIS, STI e Hyper Glide, Shimano tomó la mayor parte de la cuota de mercado. La industria se reconfiguró, Simplex y Huret se fueron a la porra, a la larga SunTour desaparecería también, la intercambiabilidad de partes desapareció. Campagnolo adoptó el diseño de Shimano de ejes del paralelogramo perpendiculares a los de los muelles y sobreviviría a punta de prestigio.

Hubo muchos diseños exóticos y fracasos, aparecieron los desviadores aerodinámicos, una falacia, pues su posición en la bici y la turbulencia creada por el pedaleo hacen inútil su perfil aerodinámico que sólo tenía una función mercadotécnica. También hubo intentos de varios fabricantes por colocar el indexado en el desviador, pero a la larga resultó más práctico tenerlo en los mandos, dejando al desviador como un mecanismo pasivo.

La revolución de los 80 fue tan significativa que hoy día, el desviador ya no es centro de atención como lo fue entonces. Se piensa más en sistemas integrados y grupos. No es una pieza que un ciclista piense en actualizar, como ocurría antes de esa época. Se llegó a un diseño que funciona bien, tan bien que no se nota. Aunque en el campo de las bicis de montaña hay un avance brutal movido por la competencia en ese sector.

Desviadores contemporáneos. Campagnolo Super Record 11 y Shimano Dura-Ace 9000

Desviadores contemporáneos. Campagnolo Super Record 11 y Shimano Dura-Ace 9000

Los cambios más importantes entre generaciones de grupos para bicicleta se dan en el número de velocidades o pasos que puede servir y en la distancia máxima que recorre para abarcar todo el piñón para cada juego de velocidades. Al menos eso ponen en el papel y la publicidad.

Otro cambio importante es que por ejemplo, el Cyclone o el Shimano 600 Arabesque de caja corta, tenían una capacidad total de 24 dientes y un rango de piñones de 13 a 24 dientes, mientras que el Shimano Ultegra 6700, descendiente directo del 600, con caja corta acomoda una capacidad total de 34 dientes con un rango de 11 a 30 dientes en el piñón.

Los desviadores de montaña

No me pida el lector detalles, pues el MTB o BTT no es lo mío, sólo puedo decir que los desviadores de bici de montaña afrontan requerimientos muy exigentes, más allá de la caja larga y su evolución ha sido constante y dinámica. Suelen sufrir bamboleos y traqueteos brutales, llenarse de barro y tierra, y a pesar de ello tienen que seguir funcionando eficientemente. Para ello se han adaptado los diseños específicos y se han agregado clotches y bloqueos o cierres que seguro un ciclista de montaña sabrá para que sirven.

sram_mtb_x0_rd_silver

Para mí, el desviador de montaña es un misterio fascinante aún por descubrir, cuya ingeniería, salta a la vista con sólo mirarlo, es radical. Sólo puedo decir, que si dediqué gran parte de este texto al paralelogramo inclinado, Sram está hablando ahora mismo del paralelogramo horizontal, un diseño originalmente de Nobuo Ozaki de SunTour, pero que dicen, tienen registrado y patentado, vaya.

Cambios electrónicos

En 1992 Mavic dio un salto precoz, lanzaron un sistema de cambios electrónicos, el Zap, que no resultó, y en 1999 volverían a la carga con el Mektronic que demostró que la tecnología aún no llegaba a su punto para lograr este avance, aunque tuvieron algún éxito equipando la bici de Chris Boardman para alguna carrera, pero el mercado estaba lejos de poder asimilar algo así, además de que estos componentes no eran 100% confiables.

Hubo que esperar al siglo XXI, Campagnolo comenzó a realizar esfuerzos en esta dirección utilizando prototipos de su sistema EPS en las carreras desde 2005. Shimano lanzaría el sistema Di2 en 2009, con una tímida distribución, hubo una versión Di2 de Dura-Ace 7900 y con la llegada del grupo 9070 se consolida. También han lanzado versiones Di2 de Ultegra.

Dura-Ace 9070 con el cuerpo contenedor de los servos en la parte posterior.

Dura-Ace 9070 con el cuerpo contenedor de los servos en la parte posterior.

Por el momento, el alto costo de estos grupos y la necesidad de cuadros especiales para acomodarlos, los aleja de los mortales. Son propios de algunos corredores profesionales que cuentan con bicis de repuesto y un equipo de mecánicos, también de ciclistas ultra snobs, que o ruedan poco o no se dan cuenta de los problemas que se enfrentan con sistemas que dependen del uso de baterías, que estas tienen una carga limitada que decrece y una vida útil corta, como las de los teléfonos celulares.

No es exactamente lo que pasó con las propuestas de Mavic, pero estos conceptos aún no están listos para el ciclista común. Adicionalmente tienen un problema serio en su diseño, no hay la opción de operarlos mecánica o manualmente cuando la batería falla.

Colofón

Los diseños contemporáneos, hasta los electrónicos le deben mucho a Nobuo Ozaki y SunTour por el desviador Sprint de hace 50 años justos cuando escribo esta nota, sirva de homenaje. Aunque aún me queda la duda de si al no existir la patente del paralelogramo inclinado, los cambios hubieran llegado antes.

El diseño desde entonces ha avanzado constantemente, en funcionalidad, materiales y cosmética sin que nos demos cuenta de ello. Los desviadores que podemos conseguir hoy día contienen los conceptos de 1964, pero no es posible extrañar al Cyclone, el V o el Vx de SunTour, que han sido superados por mucho. Tal vez no hay uno cuyo peso sea menor al del Cyclone 1700, pero los gramos que se pueden ahorrar en esta pieza, con los cuadros y ruedas contemporáneos, son despreciables.

Para saber más:

Deja un comentario