Probert I

Carlos Probert es un excelente deportista y un gran tipo. En una ocasión que acudí a comprar algo a su tienda, que siempre es una experiencia gustosa, me encontraba platicando con él cuando entró un cliente de mediana edad y buena apariencia, dijo que alguien le regalaría una bici y venía a escogerla. Carlos Probert atento como de costumbre trataba de recomendarle la bicicleta adecuada y de su talla. El cliente preguntó precios mientras hablaba por su móvil acordando con la persona que pagaría la bici. Yo temí que se tratara de un robo y me quedé para no dejar sólo a Charly.

El cliente quedó muy impresionado por una bicicleta para Triatlón, con aerobarras y toda la cosa.

—Ésta bici está chida1, ¿cuánto cuesta?— preguntó.

—¿Para qué la quieres?— lo cuestionó Charly—, ¿qué tipo de ciclismo vas a practicar, practicas Triatlón? ¿Tienes otra bicicleta, donde entrenas?

—Nada de eso, es que solo me parece que se ve bien chida.

—Pues mira, no te la voy a vender, no es para ti— así terminó Charly la entrevista de ventas.

Uno espera que el vendedor haga todo por cerrar un negocio, pero esta vez tuve la impresión de que hay una cosa que se llama ética y que hay que practicarla más.

—Éste iba a matarse— me dijo después de que el cliente se fue todavía hablando por su móvil.

Cuando el Ciclismo o el Triatlón importa, está por encima de todo lo demás.

Si vas a acudir a una tienda de bicis, hazlo en una donde les importes y por favor compra algo adecuado para ti, no te fijes en la apariencia nada más.


1. En México dícese de algo cool, chévere, guay, bacán. Volver.

Un comentario